Inicio > Derechos del niño, Familia, Infancia, Legislación > 1989: El año de los Derechos del Niño

1989: El año de los Derechos del Niño


La Declaración de los Derechos del Niño nació gracias al impulso internacional de la Declaración de Ginebra, aprobada en 1924.  Sin embargo, el camino ha sido lento y largo para una etapa del ser humano como es la niñez.
Hace tiempo me llamó la atención el prólogo del profesor Costa Cabanillas [1] donde daba cuenta de un caso judicial acaecido en 1874 en Estados Unidos. El caso denunciado fue el maltrato a una niña por parte de uno de sus progenitores. Según la legislación vigente, nada podía hacerse ya que entraba en la esfera privada. No existía ley alguna ni antecedente judicial y hacía falta esperar más de medio siglo para que tuviera consecuencias penales. Ni el Fiscal y ninguna acusación particular podían defender ante los tribunales el maltrato. A no ser que a la niña no se le considerara persona humana. Y así fue. La clave llegó de la mano de la Sociedad Protectora de Animales que se personó en la causa argumentando que si la niña formaba parte del reino animal, al haber legislación que protegía del maltrato a los animales, era justo llevar esa protección jurídica a la niña. En este caso en el banquillo de la acusación no se sentaba un perro, una mula o un gato maltratado, se sentaba una niña. Aunque los argumentos jurídicos pueden parecer algo surrealistas fueron eficaces para sentar precedente y condenar a los padres. 
Puede parecer pintoresco e incluso una broma de mal gusto, pero nos da una visión de la protección que el menor ha tenido hasta mediados del siglo XX. Por entonces, el menor podía correr distintas suertes: trabajos duros y peligrosos (sobre todo en las minas y fábricas, a raíz del proceso de industrialización), métodos educativos violentos, torturas, venta, enfermedades, privación de movimiento, etc. Con las Declaraciones de 1924 y 1959 se comprendió que el niño debía ser considerado de manera especial, como persona, con unos derechos (también deberes) y unos objetivos que le permitieran un pleno desarrollo físico, emocional e intelectual. Gracias a la psicología, pedagogía y sociología, se comprendió que endurecer el carácter del niño por medio de métodos pedagógicos agresivos no era el camino adecuado. Era necesario crear unos instrumentos de protección a una etapa del ser humano en desarrollo y formación física, emocional e intelectualmente. Sabían que el hombre y la mujer del mañana, las nuevas generaciones, dependerían de los primeros años de vida, de la infancia. Esta preocupación, por un tema considerado privado, produjo un cambio en la concepción del término familia y el rol que cada uno de sus integrantes debía desempeñar.  El camino de los derechos del niño ha sido duro y, su evolución en la familia, lento. Aún existe una educación autoritaria, basada en la imposición, en la manipulación e incluso en la fuerza, pero se está superando hacia un sistema de diálogo y negociación donde las decisiones se toman con lógica y consenso. Ahora bien, ello no significa que los progenitores deban perder el respeto y autoridad frente al ocasional egoísmo e inmadurez del niño, ya que los menores también deben cumplir con unas obligaciones que permitan su buen desarrollo y la pacífica convivencia con el resto de la familia.

1989: El año del cambio

Hasta el año 1989 todo eran declaraciones de principios, buenas intenciones que cada estado podía llevar a cabo según su buen entender. Con la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, el concepto internacional de los derechos del niño cambia radicalmente ya que no se trata de un mero texto declarativo sino de una norma vinculante que define al niño como un sujeto con derechos activos y pasivos. Con la Convención de 1989 los niños dejan de ser una parte ignorada de la sociedad para integrarse en ella como personas con dignidad e igualdad, merecedoras de respeto, de una educación y unas condiciones que le permitan un positivo desarrollo personal. 

Los padres adquieren ahora la responsabilidad sobre sus hijos, independientemente del estado civil o el tipo de filiación que exista. Se reconoce que “el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”, lo que da mayor poder e importancia a la institución familiar como garante del niño, en primera instancia, y como núcleo inicial para el progreso de la sociedad. La esencia misma de la Convención de 1989 es que los niños se preparen plenamente para una vida independiente en sociedad y ser educados en el espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad.

Después de cincuenta años, aún se lucha por el espíritu de la Convención sobre los Derechos del Niño. Sin embargo, en pleno siglo XXI sigue existiendo países que no acatan dicha norma. En todas partes del mundo, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, siguen existiendo explotación sexual, violaciones, maltratos, venta de niños, explotación laboral e incluso militarización con niños soldado en conflictos que nada tienen que ver con ellos. 

Decía el escritor inglés Gilbert Keith Chesterton que lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa en ella es maravillosa. Espero que algún día esta máxima se aplique a todos los niños del mundo. Mientras tanto, cada 20 de noviembre como fecha oficial de la ONU, sería bueno recordar que aún siguen existiendo niños que desconocen que son niños.
———

[1] En el prólogo de la obra “Maltrato a los niños en familia”. Madariaga, Arrubarrena y Ochotorena, Paul. Madrid, 1999.
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: