Inicio > Conflicto, Contrato, Definición, Derecho, Legislación, Mediación, Proceso judicial > ¿Qué se entiende por Convenio Regulador en Separación o Divorcio?

¿Qué se entiende por Convenio Regulador en Separación o Divorcio?


Uno de los aspectos más importantes en las crisis matrimoniales, y que apenas se le  valora en su justa medida, es el Convenio regulador. Cuando un matrimonio con hijos da el paso de separarse o divorciarse, ha de mirar al futuro y tener presente que, aún rota toda relación matrimonial, sigue existiendo la familia y ha de regularse las relaciones futuras para que sigan manteniéndose los derechos y obligaciones de todos sus miembros.

Por tanto, antes de que el juez dictamine oficialmente que no existe vínculo entre la pareja, es necesario determinar una serie de factores que van a regir la vida de los excónyuges y los hijos menores. Incluso con la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos, estos tienen cierto protagonismo que ha de tenerse en cuenta al redactar el Convenio.

Para autores como PÉREZ MARTÍN, el Convenio regulador viene a ser una transacción sometida a la condición de la aprobación judicial. Está considerado como un contrato especial propio del Derecho de Familia, como un negocio jurídico. Viene a ser la máxima expresión del Derecho a la Libertad de Pacto protegida por el artículo 1255 del Código civil: “Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público“. Se trata de un acuerdo libre de voluntades que establece las medidas a seguir tras la separación, dando una mayor importancia a la autonomía de la voluntad dentro del ámbito matrimonial. Y ello porque son las partes mismas las que conocen la situación familiar y personal y pueden establecer pautas más beneficiosas para todos que las limitaciones del Juez.

Solo puede presentarse en los procesos de nulidad, separación y divorcio de mutuo acuerdo ya que en los procesos contenciosos, al no haber acuerdo, será el juez mediante Sentencia el que establezca dichas relaciones familiares una vez disuelto el matrimonio. No obstante, en el contencioso puede proponerse un Convenio Regulador con los puntos en los que ambas partes están de acuerdo.

Aunque prevalece la autonomía de la voluntad de las partes y el derecho a decidir según sus intereses, hay que establecer las medidas dentro de lo que establece la ley para una mayor protección. Se pretende asegurar los derechos de los menores y los intereses de los propios cónyuges para evitar pactos abusivos y descompensados. Para ello, se exige que el Juez revise el acuerdo y, en caso de estar conforme, homologarlo mediante Sentencia.

En el caso de que el Convenio se realice en fraude de acreedores (desviar u ocultar bienes para que los acreedores no puedan cobrar las deudas), no tendrá efectos jurídicos. Tal es el caso del esposo que da todos sus bienes a la mujer para que no sean embargados por los acreedores.

Características del Convenio Regulador

El acuerdo al que llegan los cónyuges debe ser documentado, esto es, redactado por escrito y firmado por ambos. No existe un formato concreto para su composición, aunque suele utilizarse la misma configuración que los contratos. Lo importante es que se reflejen claramente una serie de datos esenciales para que tenga validez:

a) Identificación de los cónyuges, aportando copias del Documento Nacional de Identidad.

b) Datos sobre la celebración del matrimonio, presentando copia del certificado de inscripción en el Registro Civil (Artículo 777, apartado 2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

c) Datos sobre los hijos del matrimonio, añadiendo copia del Libro de Familia y las inscripciones de nacimiento de cada uno. También es importante dejar constancia todo dato de interés sobre los menores como por ejemplo si padecen algún tipo de enfermedad o deficiencia (Artículo 777, apartado 2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

d) Identificación del domicilio familiar. Es muy importante dejar constancia de todos los datos del domicilio a efectos de notificación y para determinar donde van a vivir los hijos menores a efectos del régimen de visitas. Además, es recomendable informar de otras vías de comunicación como número de teléfono, correo electrónico, etc.

e) Tipo de régimen económico matrimonial. Determinar si están en régimen de gananciales o separación de bienes. Aunque no es necesario dejar constancia de ello, es importante a la hora de llevar a cabo la liquidación del régimen de participación o de la sociedad de gananciales.

f) Situación laboral y económica de los cónyuges. Importante señalar lo más preciso posible este punto para valorar posteriormente la pensión compensatoria y la pensión por alimentos.

¿Cuáles son los aspectos a regular?

El Código civil Español lo regula en los artículos 90 a 101.

Fundamentalmente son:

1.- El uso de la vivienda familiar.

2.- La Pensión compensatoria.

3.- La Pensión por alimentos sobre los hijos.

4.- La aportación a las cargas familiares, en el caso de que existan deudas, por ejemplo.

5.- Las bases o índices de actualización de las pensiones, para que no se deprecien.

6.- La Patria potestad de los hijos menores.

7.- La Guarda y custodia.

8.- El Régimen de visitas del progenitor no custodio.

9.- El Régimen de visitas de los abuelos.

10.- Cuando exista un Régimen de gananciales, hay que realizar una liquidación del régimen económico matrimonial (siempre y cuando no se haya realizado antes del proceso).

11.- El pago de los gastos del proceso judicial.

12.- Los requisitos para modificar las pensiones cuando cambia la situación económica y laboral de uno o ambos excónyuges.

13.- En algunos casos, cuando se tienen animales domésticos, se suelen establecer ciertas normas sobre su cuidado, manutención y “custodia”.

14.- En caso de incumplimiento del Convenio Regulador, también se puede especificar si predomina la vía de la mediación o la vía judicial para llegar a un acuerdo sobre su incumplimiento o sobre la necesidad de modificar algunas de sus cláusulas.

Validez del Convenio Regulador

Para que tenga validez, es necesario que ambos cónyuges presten su consentimiento libre firmando el documento. Posteriormente, para garantizar esa libertad de decisión, cada uno debe ratificarlo por separado ante el secretario judicial (artículo 777 apartado 3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), aceptando nuevamente todo el contenido del convenio.

Finalmente, el juez revisará el convenio y, si se ajusta a la ley, procede a homologarlo de forma que adquiere el mismo valor que una decisión judicial. En estos casos, si hubiera algún perjuicio para los intereses de una de las partes o de los menores, el juez dejaría sin efecto estas cláusulas y aprobaría las demás.

La homologación del Convenio Regulador y su unión a la Sentencia judicial de separación o divorcio supone elevarlo a documento público con todos los efectos jurídicos.

Bibliografía:

DIEZ-PICAZO, L. y GULLON, A. Sistema de derecho civil (Vol. IV): derecho de familia. Derecho de sucesiones (10ª ED.). TECNOS, 2006.

 PÉREZ MARTÍN, A. J. Divorcio y separación de mutuo acuerdo. El procedimiento de modificación de medidas.  Lex Nova, Valladolid 1999.

PEREZ MARTIN, A. J. La ejecución de las resoluciones dictadas en procesos de familia (3ª ED.). LEX NOVA, 2013.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: