Inicio > Autoayuda > Cuando se cierran todas las puertas

Cuando se cierran todas las puertas

¿Cuántas veces se ha oído la frase “no sirves”, “eres torpe” o “nunca llegarás a conseguirlo”? ¿Cuántas veces se han cerrado puertas, despreciando y rechazando iniciativas? Por poner un ejemplo claro, encontramos el famoso caso de Albert Einstein. Según nos cuenta Andrew Robinson (en su obra “Einstein, cien años de relatividad”, una biografía autorizada que publicó la Editorial Blume en Mayo de 2012), en el año 1894, cuando Einstein tenía 15 años, su profesor el Dr. Joseph Degenhart le dijo que nunca conseguiría nada en la vida: «tu sola presencia aquí mina el respeto que me debe la clase». ¿Qué hubiera ocurrido si su familia no le hubiera motivado entre las investigaciones que se realizaban en el taller familiar? Posiblemente que se hubiera cumplido la profecía de su simpático profesor Degenhart y no se hubiera convertido en uno de los grandes genios que revolucionó la ciencia y cuyo trabajo le valió el Premio Nobel de Física en 1921.

En el entorno laboral ocurre lo mismo. Existen herramientas como las ATP (Análisis de Puesto de Trabajo) que consisten en determinar cuáles son las características propias del puesto y las condiciones que se exige para desempeñarlo. En muchas ocasiones los trabajadores son asignados a puestos para los que no están preparados porque no reúnen las competencias suficientes. Y en vez de ubicarles en el departamento adecuado, se les obliga a desempeñar un trabajo que no va a ser eficiente. Como consecuencia, los superiores les reprochan bajo rendimiento laboral y fallo en el desempeño de sus obligaciones. El empleado se sentirá frustrado pensando que es un incompetente, un inepto; perderá la autoestima, la motivación, la seguridad en sí mismo; le invadirá un sentimiento de culpabilidad. Sufrirá dolores musculares, de cabeza, cansancio y falta de concentración y, desde el punto de vista psicológico, pasará de la apatía a la depresión. El problema no es del empleado: se le mantiene en un puesto que no le corresponde y además se le menosprecia.
Y en los demás ámbitos de la vida ocurre lo mismo. Siempre tengo una discusión con padres que no paran de decirles a sus hijos que no valen para nada, que son tontos. La mayoría hacen comparaciones: «Mira a tu hermano que saca sobresaliente en matemáticas y tú un suficiente pelado». Y yo les pregunto a los padres: ¿Ha pensado en algún momento en qué está mejor capacitado su hijo? Hay niños creativos que son pequeños genios en dibujo, otros realizan complejas operaciones matemáticas mentalmente o los hay superdotados que sacan un sobresaliente en todas las asignaturas. Es cierto que los niños necesitan una formación completa en todos los ámbitos, pero en vez de reprocharle en aquello que le cuesta aprender sería mejor ayudarle a superar ese obstáculo y potenciar las capacidades mejor desarrolladas. Nunca se puede menospreciar a un niño y menos obligarle a ser como otros. Incluso, no se debe proyectar las frustraciones de los adultos en los niños y querer que sean lo que los padres no pudieron ser.
Al hilo de esto, hace poco volví a leer el libro de Jorge Bucay26 cuentos para pensar” y había uno que me hizo reflexionar sobre este tema. Se llama El verdadero valor del anillo:
«Un joven concurrió a un sabio en busca de ayuda.
– Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar maestro? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?
El maestro, sin mirarlo, le dijo:
– ¡Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mis propios problemas. Quizás después… Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
– E… encantado, maestro -titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.
– Bien -asintió el maestro-. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho agregó: Toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo para pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.
El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.
En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, así que rechazó la oferta.
Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado – más de cien personas- y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.
¡Cuánto hubiese deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro! Podría habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y su ayuda.
– Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir 2 ó 3 monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
– ¡Qué importante lo que dijiste, joven amigo! -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.
El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:
– Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
– ¿¿¿¿58 monedas???? -exclamó el joven.
– Sí, -replicó el joyero-. Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… Si la venta es urgente…
El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
– Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya única y valiosa. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?
Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda».
¿Qué podemos sacar como conclusión? No podemos culparnos a nosotros mismos de lo que otros digan porque seguramente no saben valorarnos. Ante una puerta, dos, tres… que se cierran, hay que seguir luchando porque llegará un momento en que alguien descubra el tesoro que llevamos dentro y nos abra esa puerta que necesitamos. A partir de ahí todo comienza a ir bien. Hay que ser críticos y buscar aquellas personas que realmente son expertas, aquellos que no ponen obstáculos sino que ayudan a que evolucionemos. No podemos dejar de hacer algo por la simple idea de creer que somos incapaces de hacerlo. 
Categorías:Autoayuda
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: