Inicio > Agenda, Conflicto, Eventos, Familia, Jornadas, Mediación escolar, Mediación Familiar, Mediación Social, Paz, Resolución de conflictos > Resumen de las Jornadas de Mediación Sociedad-Familia y Educación

Resumen de las Jornadas de Mediación Sociedad-Familia y Educación

Como ya anuncié hace unos días, se han celebrado en Granada unas Jornadas de Mediación, Sociedad-Familia y Educación. Organizado por la Asociación Amefa Granada y la Universidad de Granada, durante los días 16 y 17 de mayo de 2012, se han tratado temas importantes como son: Mediación Familiar, Comunitaria, Intercultural, Penitenciaria y Educativa.

La Mediacióndesde el punto de vista legislativo

Las primeras intervenciones fueron las de la Jefa de Prevención y apoyo a la Familia, de la Delegación de Igualdad y Servicios Sociales de Granada, y el Profesor Javier Alés Sioli de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y Presidente de la Asociación Andaluzade Mediación Familiar. Ambos hablaron sobre la mediación en la Comunidad de Andalucía y en España.

Lo más llamativo fue la conferencia sobre el Real Decreto-ley 5/2012, de 5 de marzo, Mediación en asuntos civiles y mercantiles, en la que el Profesor Javier Alés hizo un análisis crítico de su contenido. Si bien es cierto que era necesaria una ley de Mediación a nivel Nacional, la promulgación de la actual es fruto de la exigencia de la Unión Europeaque, tras publicarse la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008, sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles, se daba de plazo hasta finales del año 2011 para que España regulara la Mediación a nivel nacional. Prueba de ello es la coincidencia de muchos artículos de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo con el Real Decreto-ley.

¿Para qué una ley de Mediación? Se preguntaba Javier Alés. En la Exposiciónde Motivos del Real Decreto-Ley se deja bien claro: la implantación de una justicia de calidad capaz de resolver los diversos conflictos que surgen en una sociedad moderna y, a la vez, compleja. No se trata realmente de derivar los conflictos judiciales a la mediación ante el gran volumen de demandas a que están sometidos los juzgados, muchos de ellos por denuncias que poco o nada puede hacer el juez. La mediación viene a ser uno de los cauces, junto con la vía judicial y el arbitraje, para resolver los conflictos. La única diferencia radica en que la mediación debe ser un primer paso, una primera vía rápida y económica. Solo se puede concebir los tribunales de justicia como último recurso en el caso de que las partes en conflicto no sean capaces de llegar  a un acuerdo. El mediador trabaja por y para la justicia, no para el derecho.

Por lo que se refiere al concepto de mediación, artículo 1, echaba de menos una definición más estricta que pudiera concretar qué es y cual es su finalidad, tal y como hicieron muchas Comunidades españolas. El legislador había perdido la oportunidad de establecer un marco más definido que pudiera servir para comprender la mediación en los diferentes ámbitos. El artículo 1 establece la mediación como aquel medio de solución de controversias, cualquiera que sea su denominación, en que dos o más partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la intervención de un mediador. Sin embargo, no debemos quedarnos ahí, ya que la mediación no solo busca el acuerdo, también busca analizar como va a ser el futuro, busca la colaboración, el consenso, la comunicación y transformación de las partes para un acuerdo duradero.

Incluso aludió la figura esencial del mediador, no solo como alguien que intercede, sino como una persona catalizadora, que modera, analiza, alienta y ayuda, crea la ilusión de una mejora y, finalmente, asiste al nacimiento del acuerdo.

Volvió a recordarnos, a través de la comparación, que así como todos sabemos escribir pero pocos son escritores, todos somos mediadores en algún momento de nuestra vida, pero no todos pueden hacer mediación, porque previamente deben poseer conocimientos y habilidades que permitan un buen ejercicio de la profesión. La nueva ley nacional es insuficiente en cuanto a la formación del mediador, su regulación y control como profesión. Habrá que esperar al desarrollo de un reglamento que defina más estos conceptos y permita una mayor homogeneización de la mediación en toda España.

Mediación Familiar

Desde el punto de vista de la Sociología, el Profesor Diego Becerril, Director del Departamento de Sociología de la Universidad de Granada, se encargó de darnos una visión de la familia en los últimos años y los cambios que está experimentando a raíz de la crisis económica.

Hasta la llegada del año 2005, el requisito para divorciarse era la previa separación. Estadísticamente, esto nos aportaba unos datos inexactos ya que encontrábamos un número de separados y otro mayor de divorciados en los que, en muchos casos se producían duplicidades en los datos de las rupturas. Con la modificación del Código civil y de la Ley de Enjuiciamiento civil, todo matrimonio podía romper la relación conyugal definitivamente a através del divorcio. Este cambio produjo un aumento de divorcios hasta la llegada de la crisis, que ha bajado hasta estabilizarse. ¿La razón? El divorcio es costoso, no solo por el proceso, también por el pago de pensiones y rehacer la vida fuera el domicilio familiar.

Según el Profesor Becerril, los matrimonios con más de 20 años juntos vienen a ser el grupo que más se divorcian, debido fundamentalmente al hecho de que los hijos ya se han independizado y hay menos cargas familiares. La duración media de un matrimonio hasta el divorcio suele ser de 15 años y la de separación de unos 20 años. Este aumento del tiempo de separación, a juicio de Diego Becerril, es por razones culturales ya que muchos, sobretodo la gente mayor, no quieren convivir pero tampoco desean romper el vínculo matrimonial que prometieron en los esponsales. Asimismo, la edad media de personas que se divorcian es de 44 años para los hombres y 42 años en las mujeres. La causa de ello es el retraso en contraer matrimonio.

Por lo que se refiere al pago de la pensión compensatoria (cantidad que una de las partes debe pagar a la otra en compensación por la desigualdad económica existente entre ambos, ejemplo claro es la mujer dedicada toda su vida a las tareas de la casa: tras el divorcio difícilmente tiene ingresos económicos y sería complicado acceder al mercado laboral por falta de experiencia), aunque la mujer accede cada vez más al mercado de trabajo, sigue siendo el hombre el que paga la pensión a la mujer, con un 90%. En 2007 subió el número de mujeres obligadas a pagar (frente al 90% del hombre) y comenzó a descender en 2008 y 2009, para volver a subir en 2010.

La custodia compartida fue un tema debatido en las Jornadas. Aunque predomina una custodia a favor de la madres, desde el 2007 (9’6%) hasta 2010 (10’5%) ha ido aumentando las custodias compartidas.

La importancia de la Mediación Social: Servicio de Atención al Ciudadano en las Comisarías de Policía

Dos Inspectores Jefe de la Policía Nacional de Granada y Mediadores, revelaron datos interesantes en lo que a conflictos se refiere. Desde que se inició la mediación en el Servicio de Atención al Ciudadano, la mediación sigue siendo desconocida. Actualmente son muchas las denuncias que se realizan en comisaría y cuya gravedad no pasa de ser una falta. Aún así, la policía debe intervenir en todos aquellos conflictos, aunque rayen el surrealismo.
Por poner un ejemplo, en un juzgado de Granada puede llegar hasta los 2040 juicios de faltas al año (18.000 juicios de faltas si sumamos todos los juzgados), estimando un gasto de 1000 € por juicio. Sin embargo, muchos de los juicios de faltas son peleas entre vecinos, entre compañeros de piso, discusiones de pareja que no llega a ser violencia de género. En la gran mayoría de los casos la denuncia es el detonante para expandir el conflicto más allá de una simple disputa. El denunciado lo ve como una amenaza y no está dispuesto a ceder. Con la mediación se trata de no interponer la denuncia y que las disputas sean arregladas personalmente. La labor actual de las voluntarias del Máster de Mediación Familiar y Social de la Universidadde Granada, es la de ayudar a poner de acuerdo a las partes en conflicto. Se pretende que, por ejemplo, la vecina del quinto no tienda la ropa mojada con lejía en el patio para no estropear la ropa de la vecina del cuarto; que el vecino de al lado no ponga la música muy alta a las tres de la madrugada; o que la pareja se ponga a destrozar la vajilla a las doce de la noche. La Policía Nacionalreconoce que muchas de las denuncias que se interponen son difícilmente resueltas por un juez porque es una cuestión que deben solucionar las partes como personas adultas.

Los conflictos más comunes son las faltas en el ámbito familiar, conflictos entre vecinos, convivencia familiar, disputas entre compañeros de piso, entre casero e inquilino. La única situación que no pueden intervenir es en violencia de género. Si se detecta maltrato hacia la mujer o los hijos, la mediación se aborta y se activa el protocolo.

Conflicto entre culturas

La intervención de los profesores Jorge Bolaños y Francisco Jiménez también nos dieron una visión interesante de la mediación desde el punto de vista intercultural.

El Profesor Jorge Bolaños, es profesor matemático y pertenece al Instituto de la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada. Llamó la atención a los asistentes como un matemático trabajaba en un ámbito propio de humanidades. Él siempre lo dice: siempre quiere ver las cosas desde otras perspectivas, y la ciencia también puede aportar mucho a la intervención en conflictos.

Primero quiso distinguir aquellos conflictos individuales de personas con distinto origen cultural de aquellos conflictos entre culturas. El mediador no es solo eso, es también un traductor, un intérprete del sentido de cada cultura para comprender el conflicto. Puso como ejemplo de Bosnia. En la ciudad de Mostar, en la región de los Alpes Dináricos, había una Universidad. Tras el inicio de la guerra a principios de los años noventa, se crearon dos universidades en aquella ciudad: una musulmana y la otra católica. A pesar de los esfuerzos por que ambas cooperen, aún existen diferencias. Esta nueva situación lleva a recurrir a la Mediación Interculturalpara que la comunicación, la cooperación y el consenso no se rompan.

Y es cierto, debido a que hay una mayor convivencia en los países occidentales entre culturas, muchas de ellas nuevas, es hace imprescindible intervenir en la mayoría de los ámbitos de la sociedad teniendo en cuenta la parte intercultural. Para bien o para mal, lo multicultural se ha extendido y hay que abordar los conflictos, no solo en el hecho, también en el contexto.

Por su parte, el Profesor Francisco Jiménez, de Antropología Social de la Universidad de Granada, nos invitó a la reflexión. Para él, la inmigración es una metáfora de nuestra sociedad, un espejo donde se refleja nuestras contradicciones.  Nos habló del cambio, porque si cambiamos las percepciones, cambiamos los comportamientos. Aún existen prejuicios, ciertas percepciones que condicionan y, al hablar de inmigrantes, no solo hablamos de nacionalidad sino de religión, de ideología.

Estadísticamente la inmigración ha descendido desde 2010, siendo Madrid la provincia con más inmigrantes de España. No obstante, en aquellos países que muestran cierto desarrollo los inmigrantes retornan nuevamente a sus países de origen.

Una frase que me llamó la atención fue: Os ayuda quien os respeta.


Mediación Educativa: una asignatura pendiente

La primera intervención fue del Profesor Antonio Lozano, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de Granada. Inició la conferencia con una referencia a Zygmunt Bauman y su concepto de «modernidad líquida», en el que estamos pasando de una modernidad sólida, con unos patrones sólidos, a una modernidad líquida donde impera el día a día, carente de unas referencias sociales.
Esto llevado al ámbito educativo se traduce en los cambios rápidos de la sociedad y las lentas reformas de la educación. Ambos caminos desconciertan a un profesorado que sigue inmerso en un plan educativo inadaptado.
Ante esta situación: ¿Cuál es el status y sentido del trabajo del profesor? El rol del profesor ha cambiado, su relación con el alumno es distinta a la de hace unas décadas. Antes el docente llegaba a clase, impartía lecciones de matemáticas, literatura, filosofía… y se marchaba. Ahora se les exige además que orienten y motiven a los alumnos, controlen la seguridad de las aulas, intervengan en conflictos, etc.

Por otra parte, las relaciones entre alumnos son distintas. Hace unas décadas las  amistades se circunscribían al barrio y los compañeros eran los mismos que tenían por vecinos. Ahora, la mayoría estudia cerca del lugar de trabajo de los padres, lejos del barrio, compartiendo aula y clases extraescolares con estudiantes que viven en puntos distantes de la ciudad. El círculo de amistades se amplia también al mundo de Internet a través de las redes sociales. Este ritmo de vida, en constante cambio, unido a la incertidumbre, a la idea de que un título académico ya no garantiza un status social, lleva a la desmotivación del alumnado y, en muchos casos, al conflicto.

¿Qué herramientas tenemos para afrontar estos cambios que desembocan en conflictos? Para el profesor Lozano existen dos: el Aula de Convivencia y la Mediación. El primero debe ser un punto de Prevención y Gestión de Conflictos, ya que el modelo norma-castigo ha fracasado. El expulsar a un alumno de clase o del centro significa abrir la puerta al fracaso a aquellos que no quieren estudiar. Con la mediación, se permite fomentar el uso del diálogo, la cooperación, el desarrollo de habilidades de autorregulación y autocontrol y mostrar la parte positiva del conflicto.

Experiencias educativas

Ana María Padilla, responsable de Convivencia y mediación de IES, expuso sus experiencias en el Aula de Convivencia. Ella parte del “Efecto Iceberg”, en el que el profesor tiene una visión parcial del alumno. En el Aula de Convivencia se ve la parte personal y emocional, lo que subyace. Partiendo de ahí, el Aula de Convivencia se convierte en un entorno adecuado para afrontar los conflictos, para mediar.

El Aula de Convivencia no viene a ser un lugar para separar a los alumnos, no es un lugar de castigo. Sirve para evitar las expulsiones, abordar conflictos pacíficamente, implicando a la familia si es necesario, y fomentar las habilidades sociales. Es un espacio para la reflexión personal, la mejora de la autoestima, el desahogo. Se trata de un lugar donde fomentar la comunicación e identificar los sentimientos propios y ajenos.

Según Ana María Padilla, el perfil del alumno que acude al Aula de Convivencia es normalmente una persona con falta de autocontrol, autoestima, asertividad; sin motivación ni expectativas de futuro.

  

Investigación e intervención en centros escolares

La psicóloga y mediadora Estrella García, mediadora, profesora y coordinadora del Master de Mediación Familiar y Social de la Universidad de Granada, explicó la actual investigación e intervención en centros escolares mediante proyectos basados en el modelo del psicólogo polaco Kurt Lewin: Investigación-acción. Este modelo trata de aplicar categorías científicas para la comprensión y mejoramiento de una organización, partiendo del trabajo colaborativo de los propios actores.

Los pasos que siguió la profesora Estrella García y su equipo fueron:
– Análisis del problema. Hay que partir de la práctica, definir la situación del conflicto y las dificultades que se encuentran al afrontar el conflicto.
– Diagnóstico.
– Diseño de una Propuesta de Cambio.
– Aplicación de la propuesta.
– Evaluación.

El objetivo de los proyectos era incrementar las habilidades y competencias en el trato con menores disruptivos. Y más concretamente:
– Recoger información de las necesidades del profesorado.
– Establecer protocolos de coordinación y comunicación entre centros y los recursos psicosociales externos.
– Incrementar las habilidades y competencias del profesorado en el trato con los menores disruptivos.
– Potenciar un cambio de actitud del profesorado en cuanto a planes de convivencia.
– Dotar de medidas paralelas a la expulsión de contenidos pedagógicos.


Las Jornadas fueron clausuradas por D. Guillermo Orozco, Director del Máster de Mediación Familiar, Social y Laboral de la Universidad de Granada y por Dª Matilde Montáñez, Presidenta de Amefa Granada. Ambos coincidieron en el impulso de la Mediación en España, para hacer de esta disciplina una profesión reglada y autónoma.
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: