Inicio > Conflicto, Definición > Tipos de conflicto

Tipos de conflicto

 Generalmente se habla de conflicto entre dos o más personas o grupos, lo que viene a ser conflicto social. Sin embargo, no siempre es así. Individualmente puede producirse un conflicto intrapersonal. Este es más difícil de detectar, a menos que se exteriorice, porque tiene su origen a nivel psíquico. La persona ha de elegir entre dos opciones incompatibles y cuya importancia o fuerza es igual. Las opciones, en función del estímulo, podrán ser agradables, desagradables o indiferentes, lo que nos lleva a tres tipos de conflictos intrapersonales, según los investigadores Dollard y Miller: a) conflictos de aceptación-aceptación, b) conflictos de aceptación-rechazo y c) conflictos rechazo-rechazo.


En el primero, aceptación-aceptación, las consecuencias son agradables, la persona desea ambas pero solo puede escoger una. No supone consecuencias negativas puesto que ambos benefician. En la aceptación-rechazo, los resultados de la elección tienen ventajas e inconvenientes. La persona desea la opción beneficiosa pero se reprime por considerarse prohibido o reprochable. Este tipo de conflicto, como bien recuerdan Folberg y Taylor, está unido a casos de represión neurótica. Por último, en el rechazo-rechazo la persona tiende a rechazar las alternativas pero no puede ignorarlas porque el conflicto se agravaría con el paso del tiempo. Este conflicto, debido a su naturaleza, puede provocar estrés, ansiedad, depresión, etc.


En cualquier caso, la decisión estará condicionada por las necesidades, las experiencias pasadas, creencias, hábitos, prejuicios y por la interpretación que hacemos de la realidad en función de los esquemas rígidos que formamos desde la infancia.
Si el conflicto trasciende de la esfera personal e involucra a dos o más personas o grupos, estamos ante un conflicto interpersonal. Forma parte de la vida porque el hombre se relaciona, desea integrarse en la comunidad al que pertenece.


Si se encauza correctamente puede ser un instrumento positivo de cambio, un modo de sobrevivir del grupo social, de cohesión. Para Ralf Dahrendorf el conflicto es necesario porque produce cambios en las estructuras sociales. Ayuda a crear normas de convivencia, cohesiona al grupo fortaleciéndolo y, como afirma F. E. Jandt, “se ha comprobado que, a través del conflicto, el hombre es creativo”.


Morton Deutsch también distinguió entre dos tipos de conflictos: manifiesto y oculto. Las partes en conflicto reconocen posiciones contrapuestas a la vez que luchan motivados por otros deseos. Supongamos el caso de un divorcio. Los progenitores se disputan la custodia de los hijos aunque subconscientemente pretenden quedarse a vivir en el domicilio familiar. Ninguno lo reconocerá formalmente, pero saben que el que se queda con los hijos es quien vivirá en el domicilio. En este ejemplo encontramos dos conflictos, uno manifiesto: la custodia de los hijos y otro oculto: la apropiación del domicilio familiar.


R. J. Rummel, en una línea parecida al anterior, nos habla de conflicto latente y conflicto real. El conflicto latente no se ha manifestado, no existe enfrentamiento, porque una de las partes no percibe la desavenencia. Podría considerarse el germen, el primer paso del ciclo de vida del conflicto. Puede permanecer así hasta que un suceso lo active y las partes implicadas reconozcan que existe discrepancia. Será entonces cuando el equilibrio se rompe y surge la hostilidad. Nace el conflicto real. Supongamos que en una comunidad de vecinos hay uno que provoca mucho ruido. El que vive en el apartamento contiguo no puede soportar los portazos, el volumen de televisión alto, o los gritos a altas horas de la noche. A pesar del nivel de enfado, decide ignorarle cuando se cruza con él. El conflicto está latente. El inquilino que hace ruido no sabe que su actitud ruidosa molesta al vecino porque no percibe hostilidad. Sin embargo, cierto día un mal gesto desencadena la ira del afectado iniciándose una discusión. Ambos se gritan. Uno dice que está en su derecho de hacer lo que quiera en su casa. El otro replica que debe respetar a los demás. El tono de voz se hace cada vez más alto. El conflicto se ha manifestado con la posibilidad de producirse agresión física.
Por último, es necesario precisar que existen conflictos irreales, producto de malentendidos, prejuicios y recelos que no hacen más que aumentar el distanciamiento, reforzar la incomunicación y crear verdaderas confrontaciones.

Categorías:Conflicto, Definición
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: