Inicio > Conflicto, Definición > ¿Qué es el conflicto?

¿Qué es el conflicto?

El hombre, como ser sociable, siempre ha necesitado interaccionar, relacionarse y participar en la comunidad al que pertenece con el fin de alcanzar un objetivo de interés común. A través de esa interacción, base de la convivencia humana, el hombre ha ido creando una serie de procesos sociales, unos modelos de comportamiento que permiten definir su propia identidad e integrarse. De esta manera, procesos como la cooperación, la comodación, la aceptación de la norma, la competencia o el intercambio son elementos que fomentan el orden y la integración social.
Sin embargo, aunque intenta buscar el equilibrio y el consenso social, para una mejor convivencia, no está exenta de otras tendencias de oposición o conflicto. Tal y como apunta Alzate Sáez de Heredia, su aparición permite a veces impulsar a la sociedad para que actúe, proporcionando creatividad, estimulando el interés y la curiosidad y ayudando a establecer identidades tanto personales como grupales. Pero en otras ocasiones, su mal canalización puede crear una escalada de violencia impredecible.

 

Definición

Actualmente, es difícil determinar y clasificar el conflicto debido a la variedad de teorías y entornos sociales donde se crea y desarrolla. De forma general podría definirse como todo proceso interactivo que se origina en un contexto específico entre dos o más personas o grupos con posiciones antagónicas bien definidas y que genera tensión y confrontación.
Como bien decía el matemático y filósofo británico Alfred North Whitehead, el conflicto es inherente a la interacción humana, es una constante que puede darse en todos los ámbitos de la vida. Abarca desde insignificantes problemas, que se resuelven pacíficamente, hasta complejas situaciones donde se hace necesario la intervención de un tercero.
El conflicto supone una lucha de intereses en la que cada parte utiliza recursos para obligar al otro a ceder en sus ambiciones. En unos casos los intereses contrapuestos son reales, están bien definidos y tienen fundamento, pero cuando la comunicación falla, la interpretación es errónea o la percepción de la realidad está equivocada es más difícil afrontar el conflicto. No existe una base sobre la que actuar.
Por su carácter agresivo, el conflicto puede generar ansiedad, angustia, estrés e incluso desembocar en trastornos neuróticos. Afortunadamente el ser humano dispone de la capacidad para transformar el conflicto en una herramienta de evolución y progreso para restablecer más sólidamente el orden y la integración social. La pregunta es: ¿hay voluntad?

 

Referencias

ALZATE SAEZ DE HEREDIA, R.: Análisis y resolución de conflictos. Una perspectiva psicológica. Servicio Editorial UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO. Bilbao, 1998.


DE BONO, EDWARD: Conflictos. Una mejor manera de resolverlos. Ed. Deusto. Buenos Aires, 1994.


FOLBERG, JAY Y TAYLOR, ALISON: Mediación. Resolución de conflictos sin litigio. Ed. Limusa, S.A. México, 1996.


LEWIN, KURT: Resolving social conflicts, selected papers on group dynamics. Ed. Harper Brothers. New York, 1945.


RUBIN, J.Z., PRUIT, D. G y HEE KIM.: Social Conflict: escalation, stalemate and settlement. McGraw-Hill. New York, 1994.


VINYAMATA, EDUARD: La conflictologia. Editorial UOC. Barcelona, 2007.

Categorías:Conflicto, Definición
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: